Si algo dejó estas primeras dos jornadas de actividad de la Fórmula 1 en Austria, es que no parace ser el comienzo deseado para Ferrari. Lejísimos de los Mercedes, y de hasta equipos de menor presupuesto como Racing Point, los de Maranello cerraron el sábado con una lamentable clasifición en la que sólo pudieron meter a uno de sus autos en la Q3, mientars que el otro quedó varado en el filo de la Q2.

No es sorpresa que la casa italiana siga corriendo de atrás a las huestes de Lewis Hamilton y compañia, pero pocos esperaban este flojo comienzo que, habrá que ver, se revierte en la carrera del domingo. Y mucho tiene que ver en esto el mal manejo de Mattia Binotto, director del equipo.

Es que la salida de Sebastian Vettel de Ferrari en 2021, donde será reemplazado por Carlos Sainz Jr., fue desprolija a más no poder. Binotto declaró el viernes que la Scuderia tenía al teutón como la primera opción para renovar, situación que cambió debido a la irrupción de la pandemia de coronavirus, según sus palabras. 

Vettel, en caída libre: no se pudo meter en la Q3 en Austria. Panorama sombrío.

Seb, por su parte, fue directo al hueso: "Mattia Binotto me llamó y me dijo que no había más espacio para mí en Ferrari. Estaba muy sorprendido. Ferrari nunca me hizo llegar ninguna oferta para continuar". Y, así, con este mar de fondo, Ferrari salió a clasificar en Austria.

El resultado fue decepcionante por dónde lo mire. Vettel, demostivado, enojado y con un auto que no parece estar a la altura, ni siquiera de los Red Bull, fue 10° en la Q1 a 1s006/1000 de Hamilton y 11° en la Q2 a 1s191/1000 de Valtteri Bottas y afuera de la Q3. Catastrófico para un equipo como Ferrari.

Y no fue mucho mejor la cuestión para Charles Leclerc, el niño mimado de los de Maranello y su gran apuesta a futuro. El monegasco, dejando en evidencia las falencias de la F1000, quedo 7° en la Q1, a 732/1000 del mejor tiempo, 10° en la Q2 a 1s026/1000 y entrando ahí nomás a la Q3, mientras que a la hora de pelear por la pole, lejos estuvo de eso y sólo rescató un pobre 7° lugar ¡a 1s600/1000 del poleman Bottas!

Tal vez el domingo, a la hora de la carrera y con una estrategia que sea perfecta, Ferrari pueda salvar un fin de semana, pero los tormentosos movimientos internos del equipo, el descontento de Vettel y la presión hacia Leclerc para ser la punta de lanza de los italianos forman un cóctel peligroso y difícil de controlar. Ah, y a los tifosi, la paciencia ya se les acabó.

Leclerc salvó la rompa para los italianos, que están lejos de ser competitivos.

Por Cristian Re

Comentarios

Ver más productos

¡Mes del niño solidario!

¡Mes del niño solidario!

Alberto Fernández: el componedor político

Alberto Fernández: el componedor político

¡Últimos días de SALE!

¡Últimos días de SALE!

Viví el deseo y el placer

Viví el deseo y el placer

¿Cómo conocer tu destino?

¿Cómo conocer tu destino?

¡Descuentos en Cronishop!

¡Descuentos en Cronishop!

Cómo ser más inteligentes

Cómo ser más inteligentes

¡Ahora que somos felices!

¡Ahora que somos felices!

Para trabajar la mente y la paciencia

Para trabajar la mente y la paciencia

Eva Duarte: toda la verdad

Eva Duarte: toda la verdad

Ver más productos