Fue una final anticipada, el primero contra el tres del mundo. El tenis se vistió de gala con un Juan Martín Del Potro mágico frente a un Rafal Nadal que jugó un partido con las brillantes características que nos tiene acostumbrado.

Es de los profesionales que más veces gana sin jugar bien. El motivo es su fortaleza física, variedad de golpes y su fuerte mentalidad. En esta semifinal épica, el retiro del español no empañó de ninguna manera el brillante trabajo realizado por el argentino.

El US Open se vistió de gala. Delpo ha conseguido nueve triunfos frente a números uno del mundo sin haberlo sido. Es la cuarta vez que se enfrentaban en un Grand Slam con 11 victorias del Rafa contra 5 derrotas de Delpo.

En cancha duras los números se emparejaron en cinco para cada uno. Es la segunda semifinal que Juan Martín se impone ante el tenista de Manacor, la otra ocurrió en 2009 cuando ganó el título frente a Roger Federer.

La estrategia que planteó el argentino fue perfecta, lo superó en todo momento. Porque a su potente juego le agregó mayor movilidad que es su carencia, motivado por su físico exuberante y su metro noventa y ocho. A su demoledor servicio le incluyó un revés a doble mano impecable en tiros cruzados y paralelos. Las devoluciones de saque fueron profundas que generan desconfianza a su rival.

En el primer set le quebró en 4’ el primer game, fueron al tie break y Del Potro se imponía 6-3 para quedarse luego con el primer set. En el segundo juego, el saque del argentino alcanzó los 215 km por hora su potencia fue maravillosa como desafiando la gravedad.

Mejoró aún más la movilidad y los ángulos. Consiguió ubicarse 3-1 con un dominio absoluto de toda la cancha. Después alcanzó el 5-2 con un 40-0 y la suerte estaba echada. Para imponerse por 6-2 y retiro del Rafa. Habría que preguntarse si hubiese abandonado en el caso de estar ganando los dos primeros sets, considero que no.

Hay que felicitar a Juan Martín que nunca perdió la concentración, una actitud que suele ocurrir cuando el adversario solicita al médico. Delpo transpira mucho sus manos, por suerte pudo encontrar un pegamento que al frotarlas permite sostener fijo el grip o empuñadura de la raqueta. Hasta ese grado llegó de concentración. Fue una lucha de estilos muy interesante para los amantes del tenis.

Del Potro le juega de igual a igual a cualquiera, nació para ser número uno siempre y cuando sus muñecas se lo permitan. Esta es una enorme oportunidad que pensamos no desaprovechará. La final es el domingo.

Por Alfredo Luis Di Salvo

Comentarios

Ver más productos

Harry Potter: 20 años después de su estreno vuelve a las pantallas

Harry Potter: 20 años después de su estreno vuelve a las pantallas

Colección Agatha Christie de Planeta de libros

Agatha Christie, la autora más leída después de la Biblia y Shakespeare

Ver más productos