Si uno caminaba este lunes por la zona de Puerto Madero y veía una multitud detrás de una valla podría imaginarse de que estaban esperando a alguna banda internacional que se encuentra en nuestro país para brindar un show.

Sin embargo, no era un grupo musical el que convocó a los fanáticos, aunque el espectáculo está garantizado con su presencia.

Luego de siete años, Roger Federer volvió a Argentina y  brindará una exhibición en Parque Roca contra el alemán Alexander Zverev. El suizo, en conferencia de prensa, se mostró feliz de haber regresado y dejó en claro que le hubiese encantado hacerlo antes, pero su muy agitado calendario se lo impidió.

“Quería volver antes, pero no fue posible. Es difícil organizar este tipo de eventos, porque siempre tengo muchos compromisos y tuve problemas con una rodilla. Hoy estoy contento de estar acá otra vez y sentir el cariño del público de Buenos Aires”, manifestó, para contar que “comimos un asado y tenemos la panza llena”.

¿Qué comió junto a Sascha? Chorizo, morcilla, provoleta y mollejas, de entrada; ojo de bife "a punto" con papas fritas, espinaca a la crema y cebollines asados, como plato principal; postre y café.

Y al momento de pagar la cuenta, se dio una particularidad: pusieron las tarjetas de crédito de todos, se la dieron al mozo y este las fue descartando una a una; la última en salir, pagaba. ¿Quién fue el “desafortunado”? Federer, quien de todos modos zafó de abonar la cuenta puesto que fueron invitados por la organización de la exhibición.

“Cuando estuve en Argentina hace unos años, fue muy especial. Recuerdo que había 20 mil personas coreando mi nombre. Espero que en esta ocasión ocurra lo mismo. Que el público cante mi nombre y el de Sascha (Zverev) y que salga un lindo espectáculo de tenis”, agregó.

Y sentenció sobre nuestro país que “cuando estuve en las Cataratas del Iguazú fue algo increíble. Uno de los lugares más maravillosos que ví en mi vida”.

El retiro fue algo que también habló y analizó el suizo. Es que con 38 años y un nivel superlativo, el mismo pareciera estar lejos. “Cuando empezó mi carrera me propuse jugar hasta los 35-36 años. Y acá estoy, con 38 y en plenitud. Estoy bien físicamente, mentalmente y todo colabora para que continúe rindiendo y estando en nivel.  ¿Qué me motiva a seguir? Nuevos lugares que conocer, ser creativo a la hora de los entrenamientos, tener un buen equipo que nos llevemos bien porque pasamos muchas semanas juntos fuera de nuestros hogares, estar bien con mi familia y poder hacer que mis hijos crezcan. Ellos son fundamentales para mí y queremos con mi esposa criarlos bien, que sean buenas personas. No nos importa si son deportistas o lo que decidan ser. Lo importante es que ellos sean buenas personas y esa es nuestra meta. Eso es algo que también me motiva”, finalizó.

En Chile

En el marco de la gira por Sudamérica, Federer y Zverev se enfrentarán en la noche del martes en Santiago bajo un gran operativo de seguridad. Luego del partido, retornarán a Buenos Aires para brindar una serie de clínicas con chicos antes de medirse en Parque Roca.

Ver más productos

El beato Juan Franscisco Marinoni, en el recuerdo de la iglesia católica.

La iglesia recuerda hoy al beato Juan Francisco Marinoni

Perón y Evita, una nueva era política en el país

De Perón a Fernández, un país siempre convulsionado

Los feligreses demostraron la devoción por la Virgen en su día (Carlos  Ventura - Diario Crónica)

Ceremonia impregnada de espíritu bergogliano

Ver más productos

Comentarios