Eran los candidatos antes de jugarla, pero eso no les hizo perder el foco. España demostró un gran nivel tenístico a lo largo de toda la semana, venció 2-0 a Canadá en la final y se quedó con la sexta Copa Davis de su historia.

Tanto en cuartos de final, como en las semifinales, España no pudo conseguir el primer punto de la serie, por lo que siempre tuvo que salir a dar vuelta el marcador para llegar hasta el día final.

Y el que pone la cara cuando hace falta es Rafael Nadal. El número uno del mundo mostró por qué terminó en esa posición a lo largo de la temporada y fue decisivo para que el equipo siga con vida en esas instancias.

Pero en la final, fue Roberto Bautista Agut el que reapareció luego de su ausencia en las dos series anteriores por el fallecimiento de su padre y le ganó a Auger Aliassime por 7-6 (7-3) y 6-3, para darle el primer punto a los locales en la Caja Mágica.

Roberto fue clave para el equipo español en la fase de grupos, y con el 1-0 a favor, Rafa no estaba obligado a ganar para dejar a España con chances de salir campeón.

Pero la Fiera, fiel a su estilo, y como lo fue en todos los partidos que jugó, salió con todo frente a Dennis Shapovalov, y lo venció en dos sets: 6-3 y 7-6 (9-7), para desatar la locura en Madrid y quedarse con la tan ansiada Ensaladera de Plata.

Nadal, con el triunfo, llegó a 18 series ganadas para España, 29 victorias de forma consecutiva en singles y 32 si contamos las veces que jugó en el dobles. Una auténtica fiera, que intentará liderar a su país el próximo año, donde otra vez será local.

Comentarios

Ver más productos

La beata Laura Vicuña, en el recuerdo de la iglesia católica.

La iglesia recuerda hoy a la beata Laura Vicuña

El presidente Alberto Fernández trabaja en distintas cuestiones.

La lista de candidatos a la embajada del Vaticano que prepara Alberto

Alberto y Francisco, un encuentro que no sorprende

Alberto y Francisco, un encuentro que no sorprende

Ver más productos