El tenista serbio Novak Djokovic, número uno del mundo, se encuentra varado y retenido hace más de ocho horas en el Aeropuerto de Melbourne por un problema con la visa y desde su entorno denuncian malos tratos por lo que ya se ha tornado en un escándalo todo lo que concierne a su llegada a Australia para presentarse en el primer Grand Slam del año, que comenzará el 17 de enero.   

Djokovic, quien ha tomado la decisión de no vacunarse contra el coronavirus, esperaba entrar a ese país con una exención médica que le otorgaron los organizadores del Abierto australiano, cuestión que claramente ya había generado una gran polémica. Sin embargo, Nole todavía no pudo pasar el control migratorio de la terminal aeroportuaria y está incomunicado.



El padre del deportista, Srdjan Djokovic, confirmó esto en declaraciones que replicó el portal B92 en Serbia: “Se encuentra actualmente alojado en una habitación y nadie puede entrar en ella. Hay dos policías frente a la habitación”.

“Lo tienen cautivo hace muchísimas horas. Esto es una lucha para el mundo libertario. No es solo una lucha para Novak, sino para todo el mundo. Si no lo liberan pronto, lucharemos por su libertad en la calle” agregó el padre de Novak, a Sputnik Serbia, otro medio que se ocupó del tema. 



El diario serbio The Telegraph consideró que las autoridades en Melbourne lo tratan a Nole como si fuera un delincuente. "Djokovic está detenido, ¡lo tratan escandalosamente como un criminal en una habitación! Trato escandaloso de las autoridades australianas hacia el mejor tenista del mundo", son los títulos sensacionalistas que reflejan la realidad por la que está atravesando el líder del circuito de la ATP

“El mejor tenista del mundo es tratado como un delincuente y recibe un trato escandaloso. Está detenido en una habitación con dos agentes de policía vigilándolo”, informaron. Y denunciaron que le prohibieron el uso de su teléfono celular además del contacto con cualquier miembro de su staff.



Goran Ivanisevic, coach de Djokovic, publicó una foto en su cuenta de Instagram -a cuatro horas de haber aterrizado- sentado en un sillón de lo que parece ser un salón del Aeropuerto con la leyenda "No es el viaje más usual" y emojis con caras de susto, cansancio mental y de no saber qué está pasando.


El problema por el que Djokovic no logró que lo dejaran entrar al país oceánico es que en lugar de gestionar la exención para jugar el torneo como deportista, hicieron el trámite para obtener una visa de trabajo que no permite exenciones médicas por no estar vacunado.

"Djokovic no puede pasar por el control de pasaportes después de que un miembro de su equipo de apoyo cometiera un error crítico al solicitar una subclase de visa que no se aplica a quienes han recibido exenciones médicas de una vacuna Covid-19. El error había sido descubierto por la fuerza fronteriza australiana mientras Djokovic ya viajaba en un vuelo comercial de 14 horas desde Dubai a Melbourne", informó The Times, en un primer momento.



Por su parte, Scott Morrison, primer Ministro de Australia, había advertido: "Cuando (Djokovic) llegue, tiene que probar que no está vacunado por motivos médicos. Si las pruebas son insuficientes, se le tratará igual que a los demás y se irá de vuelta en el siguiente avión".

En tanto, la ministra de Deportes del estado de Victoria, Jaala Pulford, también fue contundente respecto a las posibilidades de Djokovic de entrar en el país. “No daremos asistencia a Novak Djokovic para solicitar el visado individual para competir en el Open de Australia. Hemos sido claros en dos puntos: la aprobación de los visados depende del Gobierno Federal y las exenciones médicas son asunto de los médicos”.

A todo esto es atinado recordar la frase que había dicho el líder del tenis mundial respecto a la vacunación contra el Covid-19, cuando hace varios meses se comenzó a hablar acerca de si iba a poder presentarse en el primer certamen importante del año: "No tengo porqué contestar si me puse el experimento. Si no les gustaba ni venía. Tengo dinero suficiente".

Comentarios