El antiguo número 1 del mundo, Andy Murray, perdió en tres sets (6-2, 6-7 -4-, 5-7) ante el australiano Nick Kyrgios en su debut en Queen’s, en Londres, en el partido de su regreso a la competición luego de casi un año alejado de las canchas. 


El británico, 156º del mundo once meses después de su lesión de cadera, esperó a la temporada sobre hierba para regresar a las pistas, y mostró un buen tenis, pero Nick Kyrgios, 21º en la clasificación ATP y con el césped como una de sus superficies predilectas, supo gestionar mejor los momentos claves del partido, a dos semanas de Wimbledon. 


Lejos de su mejor forma física después una ausencia tan prolongada, la derrota de Andy Murray no es una sorpresa, pero con un sorteo más benévolo el escocés podría haber llegado más lejos. 


A sus 31 años, Murray no disputaba un torneo oficial desde el último Wimbledon, en julio de 2017, donde cayó eliminado en cuartos de final y se lesionó en la cadera. 


Desde su operación en enero, que le obligó a ser baja en el Abierto de Australia, el escocés hizo todo lo posible para regresar en la temporada de hierba, una superficie en la que ya conquistó dos títulos de Wimbledon.