En cuestión de horas, lograron sacarse de encima la bronca por no poder llegar a la final y pudieron subirse al tercer lugar del podio. Con una sólida actuación, el Seleccionado masculino de beach handball, derrotó 2-0 a Croacia y logró una histórica presea para la delegación nacional.

Es que en la mañana del sábado, el representativo había perdido por "shoot out" ante Portugal y el ánimo del equipo estuvo por el piso. En el vestuario no se oía volar ni una mosca. Sin embargo, tras unos minutos de tristeza, lograron cambiar la mentalidad y enfocarse al encuentro por el tercer puesto.

Y fue allí donde, tras jugar en alto nivel contra una potencia europea, lograron conseguir la presea y que se desate la primera gran locura en el Parque Sarmiento, que luego coronarían las chicas ganando el oro.