Como cada vez que se cruzan dos pesos pesados, el combate de Tyson Fury con Dillian Whyte podía deparar en cualquier cosa. Todo lo que podía ser de pronósticos certeros e incluso hasta en un momento del desarrollo de la pelea podría ser previsible y entreverado, de golpe, y justamente por una mano que se sale de libreto, puede cambiar el destino de un combate.

Y así fue nomás: Fury liquidó la noche con un uppercut letal en el sexto round y su rival no pudo volver a pararse.

 

Recordemos que luego de esta caída, el palmarés de Whyte indica que esta fue su segunda derrota en 30 combates: 28-2 (19 KOs).

El mítico Estadio de Wembley fue el escenario para semejante velada. La que culminó cuando el campeón del Consejo Mundial de Boxeo sacó una mano letal que casi tira a su contrincante fuera del ring. Sexta vuelta y chau compromiso. 

A pura furia, el Rey Gitano avanza sobre su contrincante. La diferencia de talla también se notó sobre el ring.

En Londres más de 94 mil espectadores presenciaron el espectáculo y una pelea que fue sucia, áspera y entreverada. Hasta que apareció la enorme jerarquía de Fury, que con 33 años y un récord de 32 victorias (23KO) y 1 empate, anunció, semejante victoria mediante, su final de carrera deportiva. 

“Le prometí a mi mujer que eso sería todo después de la pelea de Wilder. Pero me ofrecieron una pelea en Wembley y se lo debía a los aficionados”, planteó sobre su futuro.

“Estoy abrumado con el apoyo. No puedo creer que mis 94,000 compatriotas hayan venido aquí esta noche para ver mi actuación. Solo quiero decir desde el fondo de mi corazón, muchas gracias a todas las personas que compraron un boleto aquí esta noche o se quedaron despiertos hasta tarde para verlo en la televisión. Soy uno de los mejores pesos pesados de todos los tiempos. Dillan Whyte es un guerrero. Y creo que Dillian será un campeón mundial, pero desafortunadamente para él tuvo que enfrentarme aquí esta noche. No te estás metiendo con un peso pesado mediocre. Te estás metiendo con el mejor hombre del planeta, aseguró fanfarrón, al final de la pelea. 

“Le prometí a mi encantadora esposa Paris que después de la pelea de Wilder 3, eso sería todo. Y lo dije en serio. Ahora todo está hecho. Tengo que ser un hombre de palabra. Y creo que esto es todo. Esta podría ser la cortina final para el Rey Gitano. ¡Muchas gracias al Reino Unido!”, completó

Comentarios