El serbio Novak Djokovic, número 1 del tenis mundial, fue detenido por segunda vez, a la espera de que un Tribunal Federal resuelva sobre su situación acerca de si podrá o no permanecer en Australia para jugar el primer Grand Slam de la temporada, que empezará el lunes en Melbourne.

Cerca de las 10 del sábado en territorio australiano (20.00 de viernes en la Argentina), el tenista, de 34 años, resultó “detenido por las autoridades fronterizas australianas, luego de que le fuera revocado el visado”“Los funcionarios de Inmigración procedieron a detener al tenista”, apuntó un informe que reprodujo el periódico español Marca.

La decisión se fundamenta en la postura antivacuna que ha tomado el mejor tenista del mundo, campeón en 20 certámenes Grand Slam a lo largo de su carrera, lo que le impediría pisar suelo australiano “por los próximos tres años”, si se comprueba que el serbio mintió en su declaración jurada de ingreso al país, el pasado miércoles 5.

El Ministro de Inmigración, Alex Hawke, resolvió retirarle el visado a Djokovic, luego de la postura tomada por el juez de Tribunal Federal de Circuito y Familia, Anthony Kelly, quien hizo lugar a la apelación y revocó la decisión gubernamental.



El tenista tendrá una nueva audiencia, la definitiva, con el juez Kelly, en donde se sabrá si podrá continuar o no en territorio australiano.

Días atrás, el citado magistrado ordenó a los componentes de la Fuerza Fronteriza Australiana (ABF, según sus siglas en inglés), que liberen al tenista, al considerar que incurrieron en un comportamiento “irrazonable”, cuando cancelaron su visado por primera vez.

De acuerdo a lo publicado por la cadena CNN, las leyes australianas actuales hablan de que “todas las personas que arriban a territorio local deben vacunarse contra el coronavirus –algo que no hizo Djokovic-, a menos que tengan una exención médica”, dijo.

El serbio argumentó que podía ingresar al país porque el gobierno del estado de Victoria le había otorgado “una exención”, debido a que se había contagiado la enfermedad en diciembre pasado. Sin embargo, el Gobierno Federal consideró que la infección previa con Covid-19 “no es razón válida para una exención”.

Durante la primera detención, Djokovic pasó algunas noches en un hotel de Melbourne, que también alberga a distintos refugiados.
 

Comentarios