En silencio y con mucho sacrificio, Facundo Díaz Acosta se subió al podio olímpico. El tenista argentino sumó una medalla plateada para nuestro país, luego de perder 6-4 y 7-5 frente al francés Hugo Gaston.

Al bonaerense se lo vio nervioso y ansioso por la situación. Sabía que tenía la responsabilidad de darle un nuevo oro a Argentina. Fue por eso que en ningún momento se lo vio en su mejor versión. El europeo, todo lo contrario: notó la tensión que tenía su rival y lo aprovechó al máximo.

En el primer parcial, si bien Díaz Acosta quebró en el tercer game, rápidamente perdió la ventaja y cedió el set cuando Gaston se quedó nuevamente con su servicio en el décimo game y cerró el segmento.

En el segundo set, el argentino comenzó con todo. En un Buenos Aires Lawn Tennis Club repleto, Díaz Acosta quebró dos veces consecutivas para adelantarse por 5-2. Parecía que cerraba el parcial, pero el francés se repuso e igualó 5-5.

El porteño con la medalla de plata.

Con un Gaston en alza y un Díaz Acosta que sintió el golpe y volvió a ceder su servicio para quedar en el segundo lugar del podio.

El porteño había dado el gran batacazo del torneo al vencer en cuartos de final al principal favorito, el chino Chun Hsin Tseng por 6-2 y 6-4. En primera ronda había superado al sudafricano Philip Henning por 6-0 y 6-3; en octavos, al holandés Jesper De Jong por 4-6, 6-4 y 6-3 y en semifinales, al búlgaro Adrian Andreev por 6-4 y 6-1.