El tricampeonato obtenido el pasado viernes por parte de San Lorenzo en la Liga Nacional tuvo un artífice de lujo: Gabriel Deck. El santiagueño fue la gran llave del Ciclón en una nueva coronación doméstica. Con la vuelta olímpica consumada, Deck armó las valijas por duplicado. Por un lado, para ser parte del Seleccionado nacional de cara a una nueva ventana de Eliminatorias (aunque no jugará el jueves frente a Panamá y sí lo hará en la última presentación ante Uruguay). Y, por el otro, para trasladar todo su talento a Real Madrid, uno de los mejores equipos, no solo de España, sino de todo el básquetbol a nivel FIBA. Pero bien, ¿quién es Deck, la nueva joya del deporte en nuestro país?

Luego de disputar un gran Mundial con las formativas del Seleccionado nacional, Tortu debutó en Quimsa en 2010, defendiendo los colores de Quimsa ante Quilmes de Mar del Plata. Oriundo de Colonia Dora, siempre se lo catalogó como uno de los mejores proyectos deportivos de nuestro país. Sin embargo, en los primeros años de su carrera, no podía lucir en su máximo nivel.

 

Pero su carrera hizo un "click" con la llegada de Silvio Santander como entrenador de la Fusión. El Mellizo logró cambiarle la cabeza a Deck y lo transformó en el jugador que hoy en día es. Con su metodología de trabajo y su consante insistencia hacia la perfección, Deck dejó de ser un interno chico con poder de gol a un jugador completo que domina en varias posiciones del juego. Fue clave en la obtención de una Liga Nacional con los de Santiago del Estero y un Súper 8 disputados como locales.

 

Ya habiendo ganado todo con la Fusión, San Lorenzo dio el golpe en el mercado y lo fichó. El Ciclón apostó fuerte por el joven que ya estaba dominando la competencia con el firme objetivo de poder conquistar la Liga de las Américas. En su primera campaña, los de Boedo repitieron el título en la Liga, pero no pudieron con el principal objetivo continental. El juego de Deck, ahora con Julio Lamas como entrenador, continuó en franco crecimiento, pero sin nunca olvidar sus raíces ya que en cada receso viajaba especialmente a su pueblo para compartir tiempo con sus amigos de toda la vida y con sus seres queridos.

 

Y esta campaña, en la que San Lorenzo logró por primera vez el tricampeonato en la Liga (igualando la marca de Peñarol de Mar del Plata), Deck fue el Jugador Más Valioso. Con su poderío, no solo ofensivo sino también como líder defensivo, Tortu llamó la atención de más de un club, tanto a nivel Europa como a nivel NBA.

Denver Nuggets estuvo mmuy cerca de llevárselo a la Liga de Verano de Las Vegas. Pero Real Madrid, equipo al que enfrentó en la pretemporada y la "rompió", pagó la cláusula de salida prevista por San Lorenzo y lo fichará para reforzar su gran plantel que viene de coronarse en la Liga ACB.

Y a nivel Selección, Deck demostró estar a la altura de las circunstancias desde el primer momento que se puso la camiseta mayor. Se ganó un lugar en la nómina para los Juegos Olímpicos y luego, en cada una de sus presentaciones en las eliminatorias, dejó en claro que el temible recambio generacional tras la partida de los integrantes de la Generación Dorada no será tan dura como se especuló.