El 7 de junio de 2014, cuando muchos estaban expectantes del inicio del Mundial de fútbol de Brasil, en el Madison Square Garden de New York Sergio Gabriel Martínez se midió contra el boriuca Miguel Cotto, perdiendo el cinturón de los medianos del Consejo Mundial de Boxeo (CMB) al caer por nocaut técnico en el noveno asalto. En 2018, en el marco de una Convención anual del organismo que lo tuvo como monarca, se especulaba con que firmaría la revancha contra Julio César Chávez Jr., pero el mexicano nunca apareció a firmar los papeles y no se concretó el pleito. Y hoy, con 45 años, Maravilla está a veinte días de volver a ponerse los guantes y subir a un ring para demostrarse que el boxeador sigue vigente.

El quilmeño se medirá contra el español José Miguel “El Traumatólogo” Fandiño, un rival 10 años menor y que en su última presentación fue en noviembre de 2019, cuando venció a su compatriota Sergio Fernández con un contundente nocaut en el segundo asalto para conquistar el título vacante Iberoamericano superwelter de la Organización Mundial de Boxeo (OMB).

El pleito se llevará a cabo el viernes 21, en el estadio de Torrelavega, será a 10 asaltos encuadrado en la categoría de los supermedianos, siendo televisada en vivo por TNT Sports.

Desde hace dos años el quilmeño quería volver (El Confidencial).

-¿Cómo estás viviendo los días previos al regreso?

-La cuarentena la estoy pasando con mucho calor, acá en España estamos con temperaturas arriba de los 40 grados, que no es detalle menor. El otro día en el gimnasio tenía 46 grados en el gimnasio. Es muy intenso entrenar así, es buenísimo, me gusta. La cuarentena me vino bien para darme cuenta de que me aferro a mis objetivos, que no los largo. Tengo un objetivo y una meta por cumplir y no aflojo, no doy un paso para atrás. Me conocí mucho a mí mismo. Ya vengo con experiencia de concentraciones largas, de cuando era campeón del mundo, esto es diferente. No se podía salir ni a la puerta. Por más que tuviese tiempo libre, no podía hacer nada. Me vino bien para poder equilibrarme todo.

-¿Afectó el aislamiento por la pandemia de coronavirus en tu entrenamiento?

-En lo personal me vino bárbaro porque me puse los horarios de entrenamiento, le di la intensidad que necesitaba. Me di cuenta de que si no hago las cosas, no progreso, si no progreso se me alejan los sueños y objetivos. A mí me vino bien. Aprendí a hacer cosas nuevas, a cocinar diversas cosas. Tuve mucho más tiempo libre. Si voy al gimnasio dos veces por día, pierdo unas cuantas horas en el ida y vuelta. Ahora todo lo hice en casa. Equilibré mi cabeza, me di cuenta de que en el equilibrio está la clave. Es muy difícil encontrarlo para el ser humano y me siento fantástico.

-¿Qué es lo que te motivó a volver?

-Hay diferentes cosas. Primero el desafío, el saber que es un desafío fantástico. Saber que con 45 años me puedo dar el gusto de volver. Empecé a volver con 43 años, cuando para muchos es una locura. Y para mí, ese tipo de locuras me gustan. Cuando me dijeron “Sergio, no vas a poder”, encendieron la mecha. Me encantó eso, era lo que necesitaba, el desafío de la edad que tengo, encontrar el estado físico, mental y espiritualmente, la necesito para estar arriba de un ring.

Parte de la entrevista realizada vía Zoom al quilmeño.

-A los 43 años iba a ser con Chávez Jr.

-Claro, iba a ser Chávez Jr., pero después Junior es como es. De repente está, de repente desaparece tres meses. Y fue lo que pasó, desapareció. Yo me aferre a ese sueño, que era volver a un ring. Ver si mis piernas funcionan, si mi mente funciona, si mis manos tienen velocidad y potencia y me aferré a eso.

-¿Con qué Sergio Martínez nos vamos a encontrar?

-Más grande, más viejo, con menos pelo (risas), pero seguramente más inteligente, más calculador, sabiendo dosificar todo. Antes cuando era campeón despilfarraba muchísima energía, me sobraba la energía. Hoy en día lo puedo dosificar muchísimo mejor haciendo el 10% de lo que era antes consigo el 100%. El estilo, con las manos abajo o la guardia arriba, es muy probable que esté con la guardia baja o algo baja. Porque así lo hice 20 años, es mi marca personal. Y uno no cambia, la gente no cambia. Se adapta a las circunstancias.

Maravilla, durante un duro entrenamiento (El Confidencial).

-Después de Chávez Jr, contra Martin Murray y Cotto, empezaste a tener problemas, tanto en la mano como en la rodilla, ¿cómo estás de esas lesiones?

-Lo de la mano bien, fue una fractura nada más. La rodilla sí que lo pasé fatal, malísimamente mal lo pasé de la rodilla. La verdad es que los últimos dos años que regresé sin dolor, empecé a buscar a alguien que me pudiese entrenar de la mejor forma adecuada, adaptando todo el entrenamiento al fortalecimiento de mi pierna. Y encontré a David Navarro, el preparador físico mío, está haciendo un trabajo formidable. Me estoy moviendo, desplazando en el gimnasio de una forma que no lo hacía ni cuando era campeón del mundo. Eso me parece fantástico.

-De nuevo en un estadio de fútbol, como esa noche en Vélez contra Murray

-Otra vez, pero es distinto. Acá hay mil tickets vendidos y no sabemos si van a permitir entrar a esa gente y es un problema, bah no es un problema mío, yo me subo arriba del ring y hago mi combate. Es un estadio para 20/25 mil personas o 30 mil si ocupan el campo, y que nada más haya 1000 es algo que duele. Pero es lo que hay, hay que adaptarse.

-¿Eso influye cuando estás arriba del ring?

-No, no… En Vélez había una cantidad de gente increíble, explotaba el estadio y también me tocó pelear en el MGM de Las Vegas en 2008 donde no había más de 50 personas en el estadio. Pelee a las 3 de la tarde, estaban los que ponen los cables, las cámaras, todos trabajando en ese momento. Ya pasé por unas cuantas parecidas. Me tocó pelear en un estadio lleno siendo visitante y festejar solo, que sería algo parecido a lo que ocurrirá ahora.

Martínez está radicado en España (El Confidencial).

-Se te vio muy activo en las redes sociales este último tiempo…

-Más que nada me sirvió para poder charlar con amigos y que la gente haga preguntas, tratar de darle ritmo a lo de las charlas motivacionales. Porque siempre que hablo parezco un pastor brasileño, empiezo a hablar y termino diciendo cosas que espero le puedan servir a la gente. En ese sentido me vino bien la cuarentena.

-¿Cómo imaginas que la pandemia va a afectar al boxeo mundial?

-Durísimo, pero igual creo que el boxeador está acostumbrado a sufrir y a pasarla mal. La gente de boxeo, el que organiza, está acosumbrada a lidiar con más cosas en contra que a favor. Nos tendremos que ir adaptando a algunas circunstancias. No sabemos qué puede pasar de acá a una semana, no te digo a un año. No se sabe y es genial, está buenísimo porque es un desafío fantástico para los promotores, pero también para los promotores grandes de Estados Unidos. Son desafíos que están buenos, pero no sé en qué puede deparar.

¡Repasá la nota completa!

Comentarios

Ver más productos

¡Mes del niño solidario!

¡Mes del niño solidario!

Alberto Fernández: el componedor político

Alberto Fernández: el componedor político

¡Últimos días de SALE!

¡Últimos días de SALE!

Viví el deseo y el placer

Viví el deseo y el placer

¿Cómo conocer tu destino?

¿Cómo conocer tu destino?

¡Descuentos en Cronishop!

¡Descuentos en Cronishop!

Cómo ser más inteligentes

Cómo ser más inteligentes

¡Ahora que somos felices!

¡Ahora que somos felices!

Para trabajar la mente y la paciencia

Para trabajar la mente y la paciencia

Eva Duarte: toda la verdad

Eva Duarte: toda la verdad

Ver más productos