En el pesaje, se pusieron cara a cara y tuvieron que separarlos porque parecía que se iban a las manos. Y esto hizo crecer la expectativa para lo que será el esperado duelo que sostendrán desde la medianoche el mexicano Saúl Canelo Álvarez y el kazajo Gennady Golovkin, que pone en juego varios de sus títulos de peso mediano.

Tenso cruce en el pesaje (AFP).

La cita es en Las Vegas y es la revancha del combate que, el año pasado, terminó en un empate poco convincente. Además, en el medio, hubo una pelea que no se concretó el 5 de mayo por una suspensión por dóping que recibió Canelo y un cruce dialéctico en donde Golovkin lo acusó de seguir dopándose. Ahora, se terminaron las palabras.