El sudafricano Kevin Anderson se clasificó para la final de Wimbledon, su segunda en Grand Slam, al derrotar este viernes al estadounidense John Isner durante un duelo de más de 6 horas y media. El sacador africano se impuso por parciales de 7-6 (6), 6-7 (5), 6-7 (9), 6-4 y 26-24.

Extenuados, los tenistas se saludan tras el maratónico partido.

Ambos tenistas disputaron el segundo partido más largo de la historia del torneo. Isner sabe lidiar en partidos largos, ya que ganó en 2010 el más largo de la historia del Grand Slam inglés. Estuvo 11 horas y 5 minutos, en tres días, para ganar 70-68 en el quinto set al francés Nicolas Mahut.

Anderson se enfrentará el domingo en la final al español Rafa Nadal o al serbio Novak Djokovic, que se miden en la otra semifinal.