Ni por asomo, fue el comienzo esperado. Y no sólo por el resultado, sino por el nivel de juego que exhibió el seleccionado masculino, que perdió por 3-1 (25-19, 25-19, 22-25 y 25-19) ante Bélgica en su debut en el Mundial de vóleibol de Italia y Bulgaria.

Argentina no pudo nunca encontrarse cómodo en el partido porque el equipo europeo fue muy efectivo en el primer set, donde los los de Julio Velasco cometieron muchos errores y los belgas estuvieron firmes en el bloqueo.

Igualmente, Argentina llevó a ponerse 20-17, pero una sucesión de errores permitió a los belgas quedarse con el triunfo 25-19. Siempre peleando desde atrás en el marcador, Argentina trató de encontrar los huecos que podría dejarle Bélgica, pero chocó contra su rival y sus propias falencias. La parte final del set encontró a los Diablos Rojos mejor armados y por eso se llevaron el segundo parcial por 25-19.

Bruno Lima fue la carta ganadora que mostraron los de Velasco en el tercer set. Argentina dominó esa parte del juego, se puso 16-14 y, ajustando un poco el bloqueo y la defensa, se llevó esa manga por 25-22.

El cuarto set fue netamente de Bélgica, porque Argentina no arrancó bien y la concentración no fue la deseada, por lo que con cuatro bloqueos los europeos se adelantaron 7 a 3, parta luego encaminar el triunfo.

Argentina formó con L. De Cecco (2), J.L. González (10); S. Solé (8), A. Loser (9); F. Conte (12), C. Poglajen (1). Líberos: A. González, I. Fernández. DT: Julio Velasco. Ingresaron: M. Cavanna (2), L. Zanotti (9), B. Lima (9), M. Ramos (-) y T. López (-).

Argentina tendrá revancha el viernes cuando, desde las 15.30 y por la TV Pública, se mida ante República Dominicana por la 2° fecha del Grupo A.