Luego de anunciar su retiro del básquetbol, muchos comenzaron a preguntarse qué será de la vida de Emanuel Ginóbili, después de 23 años dedicados a la misma actividad. Las inquietudes con respecto a su futuro, lejos estaban de imaginar a Manu en una actividad que no esté relacionada con el deporte que practicó desde su niñez.

Algunos lo imaginaron como técnico o, en su defecto, como asistente de algún entrenador importante para ir fogueándose en el cargo. Otros lo ven volcando toda su experiencia a través de un medio periodístico. Sin embargo, a cuatro días de colgar las zapatillas, recibió una oferta de trabajo que nada tiene que ver con la actividad basquetbolística.

Es que el bahiense fue contactado por Terminix , una empresa estadounidense exterminadora de plagas, que le ofreció un puesto laboral debido a sus "habilidades para atrapar murciélagos".

¿De qué estamos hablando? La relación entre Ginóbili y los mamíferos voladores nació una noche de Halloween de 2009, más precisamente el 31 de octubre, fecha en la que San Antonio Spurs recibía a Sacramento Kings.

En medio del partido, un murciélago irrumpió en el AT&T Center provocando terror en numerosos espectadores, excepto en Manu, quien utilizó su habilidad para atrapar al intruso. Después de esa hazaña, Ginóbili recibió 8 vacunas contra la rabia.

Comentarios