La historia de un chiquito llamado Joaquín Perich se volvió viral en las redes sociales por tratarse de un nuevo caso de bullying, esta vez en un colegio de Isidro Casanova, en la provincia de Buenos Aires. Pero esta dolorosa historia esta vez tuvo un final feliz y generó que la cosa terminase finalmente con una sonrisa más grande que el estadio Monumental.  

¿Qué pasó con Joaquín? El niño había ido al estadio a ver a River y su viejo le había comprado la camiseta titular del elenco de Núñez. Pero por el hecho de usar lentes, sus compañeros no tuvieron peor idea que arruinarle semejante regalo y se la mancharon con tinta de lapicera. 

El caso llegó a oídos del streamer e influencer Gerónimo Benavides Marchesi, más conocido como @momorelojero, quien la rompió con su actitud y se hizo cargo rápidamente de esta cuestión vivida por Joaquín. 

“Con gran esfuerzo el padre lo llevó al Monumental y le compró una camiseta de River. Por usar lentes le hicieron bullying y se la arruinaron unos imbéciles en su colegio. Quiero conseguirle la camiseta de un jugador para compensar esta injusticia”, escribió en sus redes sociales. Y agregó: “Quienes me conocen saben lo que me indignan estas cosas y más si se trata de una familia humilde, donde todo cuesta el doble. Me gustaría que pueda tener una mejor, a pesar de lo especial que es tu primer camiseta y el esfuerzo de la familia”.

En pocas horas el caso tomó repercusión y Santiago Poblet, presidente de Relaciones Públicas del club, se puso a disposición de Momo y el youtuber se comunicó directamente con un jugador del plantel. El dirigente del Millonario comentó la publicación: “Gracias Momo. Ahí Agustín Palavecino le regala una camiseta de él y desde la Institución lo vamos a invitar al estadio”.

Luego de todo lo que se generó, aparecieron las imágenes del esperado encuentro en el que Joaquín, además de recibir una nueva remera alternativa con la 8 en la espalda, tuvo el privilegio, como "yapa" de conocer y fotografiarse junto a algunos de sus ídolos. 

“En esta historia ganaron los buenos. Hace una semana le hicieron bullying y le arruinaron la camiseta que le regalo el papá con muchísimo esfuerzo, prometí conseguirle la de un jugador y hoy Joaquín cumplió su sueño. Gracias Agustín Palavecino por tu gran corazón y humildad”, escribió Gerónimo con las fotos del niño junto al volante Enzo Fernández y Jonatan Maidana

Asimismo Leandro, padre de Joaquín, le dedicó unas sentidas palabras a Momo: “Gracias inmensamente por tu gesto e interés de hacer algo para demostrarle a mi hijo que no todos somos iguales que hay gente con corazón de oro como vos”, redactó. 

Comentarios