"La ironía es que somos hinchas de Independiente" declaró Iván, el novio de Camila, en diálogo con Depo en la puerta del centro asistencial en que la joven permanece internada a pesar de estar fuera de peligro al igual que su criatura.

"Después de lo que pasó, vinieron familiares y otras personas que decían que eran barras de otros clubes. Nos decían muchas cosas y nos hacían gestos como que tenían fierro. Me quedó el miedo porque no se quienes son y somos de ir siempre a la cancha. Tenemos miedo que se acerquen y nos hagan algún daño", contó.

Del momento del accidente, el muchacho explicó: "Hice luces y enseguida sentí el impacto. Quedé con el cuerpo paralizado. Camila estaba inconsciente. Le hablaba y no me reconocía. No sabía nada del choque ni que estábamos esperando un bebé. Como no pude por mi lado, salí por la ventanilla del de ella. Ahí se me acercó Alan Franco y me dijo: '¿Cómo vas a venir así? Yo vengo por la derecha y tengo prioridad'. Le respondí que esa prioridad la había perdido en un 100% y que venía avisando de mi presencia".

Más tranquilo, comentó que "en ese momento el susto era por el bebé. Queríamos sentirlo, tocarlo. hasta que escuchamos los latidos"

Volviendo a la reacción del jugador de Independiente, contó que "no me quisieron ayudar para sacar a mi señora del auto. Cuando le pregunté a los acompañantes si tenían que ver con eso, se cruzaron de brazo y miraron para otro lado. Sí agradezco a los vecinos que se acercaron a darnos una mano, nos ofrecieron agua y los teléfonos para hacer los llamados que necesitáramos".

Así como criticó la actitud de Franco, resaltó la de la dirigencia de Independiente. "Se acercó alguien del club para decirnos que contemos con ellos. Nos dijeron que vinieron para apoyarnos. Agradecidos por ello".