Romina Malaspina se hizo famosa por participar del reality Gran Hermano y desde que salió desde la casa más famosa del país, no paró de trabajar, salvo el impasse que se tomó para hacerse unos retoques estéticos que la llevaron a ser una de las mujeres más deseadas de Argentina.

La modelo marplatense decidió incursionar en el periodismo conduciendo un noticiero de un canal de cable, pero al poco tiempo se dio cuenta que no era lo suyo, ya que eso le ocupaba mucho tiempo y no le permitía desarrollar otras actividades.

A partir de ahí hizo una fuerte reflexión para replantearse su vida y comenzó su carrera como DJ y cantante. Sus primeros sets fueron un verdadero boom en Spotify y sus presentaciones en vivo, muy auspiciosas.

A pesar de este progreso, la joven necesita siempre de sus días libres juntos a sus amigas y familia, para recargar energías para todo lo que se viene y mientras tanto, sigue aprovechando a pleno las redes sociales para promocionar todo lo que hacer. 

El crecimiento como influencer en estos últimos meses de la ex hermanita es asombroso desde que volvió a las producciones sensuales y es por eso que es requerida para promocionar diferentes productos en Instagram.

 
 

Comentarios