Romina Malaspina se hizo famosa por participar de Gran Hermano y desde que salió de la casa más famosa del país, no paró de trabajar. Los primero que hizo fue subirse a los escenarios para hacer temporada de teatro en su Mar Del Plata natal y si bien tuvo éxito, el hecho de no poder disfrutar del día a día con su familia y amigos la bajoneó un poco.

Luego de tanto stress, decidió hacerse unos retoques estéticos que venía esperando desde hace mucho y quedó más lindas que nunca, tal cual ella misma definió. Tras unos días de reposo, se fue a una playa paradisíaca de Brasil junto a Sasha Ferro, hermana de influencer Lionel Ferro, donde se sacó fotos al límite de la censura.

Una vez que regresó al país, se encontró con la gran oportunidad de conducir un noticiero de un canal de cable y si bien le encantó por la exposición con sus outfits, al poco tiempo se dio cuenta que el periodismo no era lo suyo y lo abandonó, porque le gusta ser la noticia y no quien la cuenta.

Tras ese cimbronazo comenzó a prepararse como cantante y DJ y si bien sus primeras presentaciones fueron más que buenas, la pandemia del coronavirus lo frenó todo y recién pudo resaltar el último verano en Punta del Este en dónde pudo presentar sus sets en eventos más que importantes. 

Al volver se la notó ausente pero es porque comenzó a conocer a un hombre misterioso que le regaló un anillo de brillantes para el Día de los Enamorados. La modelo viajó con él a Dubai en dónde conoció otra de sus grandes pasiones, el mundo de las criptomonedas.

Romina se tomó nuevamente unos días de vacaciones junto a Sasha Ferro para viajar a Miami y cuando regresó, armó un grupo de trabajo con el que recorre la Argentina, con primer destino Bariloche y en dónde genera contenido para sus redes sociales.

Pero no fue eso lo que hizo viral a la ex hermanita, sino un posteo promocionando un catsuit junto a nada menos que su hermana gemela Julieta Malaspina, que tiene un perfil mucho más bajo que ella. La unión de ambas generó una lluvia de elogios de seguidores y seguidoras que no podían creer lo que estaban viendo. 

Comentarios