Romina Malaspina se hizo famosa por ingresar a la casa de Gran Hermano y cuando salió del reality hizo temporada de teatro en su Mar del Plata natal, aunque no la convenció demasiado y eso le produjo mucho stress, por lo que decidió tomarse un tiempo y hacerse retoques estéticos.

Ya con una figura despampanante, la modelo aceptó la inesperada propuesta de ser conductora de un noticiero de un canal de cable, pero el trabajo era demasiado intenso y al poco tiempo se dio cuenta que el periodismo no era lo suyo.

Luego se dio cuenta de que sus posteos en Instagram la convirtieron en una verdadera influencer, por lo que utiliza la red social para publicar todo lo que hace y, claro, derrichar sensualidad a cada paso. 

Ahora posteo una impresionante foto en la que se la observa con un diminuto vestido negro que apenas cubre el costado de su cuerpo y que llevó a la pulbicación al borde de la censura.

Comentarios