Romina Malaspina se hizo famosa por entrar a la casa de Gran Hermano y desde que salió del reality, no paró de trabajar. Lo primero que hizo fue subirse a las tablas para hacer temporada de teatro en su Mar del Plata natal y si bien tuvo éxito, no fue lo que ella esperaba.

Una vez que terminó el verano lo primero que hizo fue hacerse ciertos retoques estéticos que venía postergando y quedó más que conforme con los resultados.

Tras unos días de cuidado, se fue de viaje a una playa paradisíaca de Brasil junto a su amiga Sasha Ferro en dónde se saco fotos al límite de la censura.

Ya de regreso en Buenos Aires le ofrecieron una oportunidad única de conducir un noticiero de un canal de cable y si bien lo disfrutó al principio, en poco tiempo se dio cuenta que el periodismo no era lo suyo y lo abandonó.

Eso le produjo un bajón anímico, pero recuperó fuerzas pronto y se lanzó como cantante y DJ. Si bien sus primeras presentaciones fueron más que auspiciosas, la pandemia del coronavirus la obligó a frenar todo y recién el último verano en Punta del Este pudo brillar con sus sets.

Romina casi siempre se mostró sola hasta que apareció un misterioso hombre que le regaló un anillo de brillantes para el Día de lo Enamorados y luego la acompañó a Dubai para participar de un evento importante de criptomonedas.

Una vez de regreso en Buenos Aires nuevamente junto a la hermana de Lionel Ferro se fue a Miami, donde se sacó impactantes fotos que se viralizaron en Instagram.

Romina Malaspina se mostró emocionada en sus redes por haber conocido en el Hotel Faena a nada menos que la actriz Megan Fox y como no podía ser de otra manera, expuso su outfit salvaje para deleite de sus seguidores.

Comentarios