Romina Malaspina ingresó a la casa de Gran Hermano con el fin de conseguir fama, algo que logró un tiempo después por sus cambios estéticos, su participación en un noticiero de un canal de cable y sus publicaciones al límite de la censura en las redes sociales.

La modelo marplatense de 27 años es una de las más buscadas por la prensa de espectáculos, ya que no para de generar contenido polémico. Esta vez se hizo viral por una historia en Instagram en la que se muestra más sensual que nunca con una bikini que deja relucir sus curvas en un hermoso día de sol.

La influencer jugó mucho con sus seguidores con el posteo, coqueteó con ellos y hubo quienes lo replicaron miles de veces en sus cuentas de fans.

Sus 2.6 millones de seguidores son una especie de ejército de redes de la ex hermanita, que no para de facturar por este tipo de cuestiones.

Pero no todo es joda en la vida de Romina, a la cual siempre se la ve en eventos como la Fiesta Bresh, ya que la ex periodista no para de mirar su celular, pero no porque no le interese el diálogo con los demás, sino porque vive muy intensamente el mundo de las criptomonedas, del cual se hizo una especialista tras su viaje a Dubai.

 

Comentarios