Romina Malaspina se hizo famosa por entrar a la Casa de Gran Hermano y desde que salió del reality, no paró de trabajar. Lo primero que hizo fue subirse a las tablas para hacer temporada de teatro veraniega en Mar del Plata y aunque le fue bien, no la convenció mucho tener tan ocupados los días sin poder disfrutar de su familia y amigos.

Tras esos meses activos, se tomó un par de semanas para hacerse retoques estéticos que tenía pactados y quedar más linda que nunca. Una vez que pasó ese momento, se fue junto a Sasha Ferro a una playa paradisíaca de Brasil, dónde se sacó fotos al borde de la censura.   

Una vez que regresó a la Argentina, recibió la oferta para conducir el noticiero de un canal de cable, pero al poco tiempo se dio cuenta que el periodismo no era lo suyo y lo abandonó para meterse de lleno como en el ambiente artístico como cantante y DJ

Pero la pandemia del coronavirus arruinó todos sus planes y si bien sus primeras presentaciones fueron más que auspiciosas, debió frenar y sólo en el último verano en Punta del Este brilló con sus sets.

Romina hace tiempo comenzó a estar acompañada de un misterioso hombre que le regaló un anillo de brillantes para el Día de los Enamorados. Apenas unas semanas más tarde lo acompañó a Dubai, para participar de un evento de criptomonedas y fue ahí dónde se hizo fanática de las monedas virtuales.

Una vez que regresó nuevamente Sasha Ferro entró en escena para acompañarla a Miami y disfrutar de lujos, yates y buena cantidad de fotos jugadas que se viralizaron en las redes sociales.

Romina Malaspina ahora está recorriendo el sur de nuestro país con su grupo de trabajo, un poco por vacaciones, un poco por trabajo. La ex hermanita está generando material de sobra para cumplir con ese ida y vuelta permanente que le prometió a quienes siguen su día a día.

 

Comentarios