Romina Malaspina alcanzó su pico de fama por entrar a la Casa de Gran Hermano y desde que salió del reality, no paró de trabajar ni un segundo. Lo primero que hizo fue hacer temporada de teatro veraniega en Mar del Plata y a pesar que le fue bien, no la convenció mucho tener tan ocupados.

Luego se tomó un par de semanas para hacerse retoques estéticos que tenía pactados y quedar más linda que nunca. Una vez que pasó ese momento, se fue junto a su amiga íntima Sasha Ferro a una playa paradisíaca de Brasil, dónde se sacó fotos al borde de la censura.   

Ya en la Argentina, recibió la oferta para conducir el noticiero de un canal de cable y aprovechó la oportunidad, pero al poco tiempo se dio cuenta que el periodismo no era lo suyo y lo abandonó para meterse de lleno como en el ambiente artístico como cantante y DJ, aunque la pandemia del coronavirus arruinó todos sus planes y si bien sus primeras presentaciones fueron más que auspiciosas, debió frenar y sólo en el último verano en Punta del Este brilló con sus sets.

Romina hace tiempo comenzó a estar acompañada de un misterioso hombre que le regaló un anillo de brillantes para el Día de los Enamorados. Unas semanas más tarde lo acompañó a Dubai, para participar de un evento de criptomonedas y fue ahí dónde se hizo fanática de las monedas virtuales.

Una vez que regresó nuevamente Sasha Ferro entró en escena para acompañarla a Miami y disfrutar de lujos, yates y buena cantidad de fotos jugadas que se viralizaron en las redes sociales.

Romina Malaspina ahora en San Carlos de Bariloche junto a su grupo de trabajo, generando nuevo material para ese ida y vuelta que le prometió a sus seguidores. Esta vez lo que hizo la influencer fue subir un video calentita y cómoda, haciendo una coreografía divertida en la que no pierde su sensualidad.

Comentarios