Muchas veces algunos jugadores desde las juveniles pintan para ser cracks y romperla en Primera y después hay circunstancias que confirman o rachazan ese deseo, como por ejemplo una grave lesión y eso fue lo que sucedió con Danny Mountain, un juvenil futbolista del Southampton que con 16 años, era la sensación del momento y una rotura de ligamentos lo arruinó cuando conjuntos como el Chelsea o el Arsenal lo pretendían. Pero eso no es todo, tras varios tratamientos y horas de kinesiología y cuando nada funcionaba, abandonó el fútbol y años más tarde, se dedicó ser actor porno.

Por lo que detalló Mountain en una entrevista que dio a la prensa británica: "Alan Ball y Geoff Hurst (campeones del mundo con Inglaterra en 1966) nos estaban viendo entrenar cuando yo tenía 12 años y le dijo a mi padre: 'Cada diez o quince años en este país tenemos un talento que sobresale del resto y creo que tu hijo puede ser ese talento". 

Una vez que dejó de hacer lo que más le apasionaba, probó con la carpintería pero fracasó hasta que un representante de la industria del cinara para adultos, al que conoció gracias a una chica con la que salía, le cambió la vida.

"Su agente quería que ella se metiera en el porno. Ella no estaba interesada, pero le dio los detalles de una audición en Londres y yo la acompañé", afirmó.

Mountain llegó a su primera vez en el porno sin presiones, "pero nervioso por la parte sexual" y reconoce que tenía facilidad para hablar ante las cámaras y el control de la parte gestual.

Su mayor problema no fue la desnudez, ni la exposición, sino cómo decírselo a su mamá, aunque para su sorpresa, se encontró con un gran apoyo de su parte.

"Cuando se lo dije a mi madre se sorprendió un poco. Tenía la misma mentalidad que mucha gente, pensó que iba a ser algo sórdido. Pero tuvimos una conversación seria al respecto y después de unos meses no se preocupó. En absoluto", confesó.

Comentarios