Hay historias en el fútbol que tienen un comienzo soñado pero que, en poco tiempo, todo se torna en un final de pesadilla. Es el caso de un futbolista que en su momento fue señalado como el sucesor de Lionel Messi y que, ahora, acaba de ser despedido de un club de la liga de Portugal por su bajo rendimiento.

El futbolista en cuestión es el surcoreano Lee Seung-Woo, quien en su momento fue catalogado como uno de los herederos de La Pulga pero que ahora, con apenas 23 años, se quedó sin club y su carrera va cada vez más en picada.

Sorprendió a todos en La Masía, pero una sanción al Barcelona tras denunciar irregularidades en su fichaje, le impidió volver a jugar con la camiseta del club catalán hasta que cumpliera 18 años.

Messi con el surcoreano, cuando todo indicaba un camino de rosas.

Su retorno al Barcelona fue el 6 de enero de 2016 y en marzo ya había debutado con el Barça B. Pero ya no era el mismo: su nivel había bajado bastante y fue perdiendo cada vez más terreno, a punto tal que se fue al Hellas Verona de Italia, donde pasó sin pena ni gloria y terminó descendiendo a la Serie B.

Sin embargo, el DT de Corea del Sur le dio su voto de confianza y lo convocó para jugar el Mundial de Rusia 2018, en el que participó en dos encuentros. Para la temporada 2019/20 llegó al Sint-Truidense de Bélgica, que lo cedió al Portimonense de Portugal, club que este martes le rescindió el contrato a Lee Seung-Woo luego de dos campañas, en las que apenas jugó 17 partidos y anotó dos goles.

Comentarios