Es uno de los grandes ídolo de Boca y, también, fue parte de un vestuario en el que había diferencias marcadas con otro peso pesado. Sin embargo, Martín Palermo reveló cómo logró que la tensa relación con Juan Román Riquelme no se trasladara al campo de juego ni afectara a un equipo que ganó todo.

“Lo primero que resalta en una situación de vestuario es Boca y los más afectados son los hinchas, que ven que esos jugadores los representan. Había circunstancias en las que los hinchas decían ‘Palermo está peleado con Riquelme, no se hablan, están separados’... pero nosotros sabíamos que teníamos que dar el ejemplo para el club y los hinchas", aseguró el "Titán" haciendo un paralelismo con el vestuario actual. 

Enseguida, reveló cómo solucionó sus diferencias con Riquelme: "Dejábamos de lado nuestros egos porque queríamos ganar todo, no nos importaba otra cosa. Queríamos darle todo al hincha cada domingo. La exposición a veces termina repercutiendo más de lo que uno cree”.

Su experiencia con Cardona

Además, Palermo se refirió al colombiano Edwin Cardona, al que dirigió en el Pachuca de México“El primer semestre en Pachuca, Edwin nos clasificó a la Liguilla. Tuvo un rendimiento tremendo, eso lo llevó a ir a la Copa América. Después no hizo pretemporada, su nivel no era el mismo y empezó a bajar su rendimiento", explicó.

“Uno le puede estar atrás en el cuidado de la alimentación, entrenamiento y exigencias. Es de nivel europeo si se lo propusiera, pero depende siempre del jugador”, cerró sobre el colombiano.

Comentarios