Ver en vivo a Lionel Messi y a Cristiano Ronaldo es el sueño de cualquier niño fanático del fútbol. Y en ese anhelo se apoyaron en Marruecos, donde engañaron a casi dos mil chicos de corta edad.

¿Qué ocurrió? Las autoridades alauíes pusieron a las dos estrellas como señuelo. Les dijeron a los jovencitos que si cruzaban la frontera y se dirigían a España podrían ver a sus ídolos. La inocencia de los niños hicieron que, envalentonados, corrieran hacia las balsas que fueron tiradas al mar.

A muchos los sacaron de los colegios, como denuncian sus propios padres ahora desde Marruecos, donde esperan una solución para poder volver a abrazar a sus hijos.

Ahora los padres los reclaman, ya que muchos no sabían que habían huido a Ceuta. Algunos de los progenitores los reconocieron a través de imágenes que se difunden en las redes sociales o en la televisión y se presentaron en la frontera para reclamarlos. Quieren que sus hijos regresen y piden ayuda para encontrarlos. Una historia aberrante...

Comentarios