El partido entre Unión Magdalena y Junior de Barranquilla, que se jugó en Santa Marta como parte de la fecha 17 de la liga de fútbol colombiana, tuvo que ser suspendido en el segundo tiempo cuando en las tribunas comenzó una pelea entre hinchas, fruto de la cual hubo un muerto, varios heridos y tres detenciones.

Los heridos y detenidos pertenecen a los dos equipos costeños. Los hinchas involucrados en la pelea arrancaron sillas de las tribunas para arrojarlas, junto a piedras, a los del otro equipo, según las autoridades. Las peleas comenzaron después del minuto 72 del partido entre personas ubicadas en las tribunas norte y oriental, que ya habían amagado previamente en comenzar los disturbios.

La situación se salió de control y los hinchas ingresaron al terreno de juego e interrumpieron el partido que los dos equipos empataban 1-1 y que ya no se volvió a reanudar. Los organizadores pidieron por megafonía que no se arrancasen las sillas, mientras la policía en el campo intentaba poner orden a la situación.

Uno de los heridos, un hincha de Unión Magdalena identificado como Brandon Gustavo Somosa, falleció en una clínica de la ciudad de Santa Marta donde fue trasladado tras recibir varias puñaladas durante los disturbios, según aseguró la Policía local.

"Qué triste que no puedan disfrutar del fútbol en paz", expresó la alcaldesa de Santa Marta, Virna Johnson, quien informó en su cuenta de Twitter de los tres detenidos y de que se iba a dar una recompensa de cinco millones de pesos (1.300 dólares) a quien dé información sobre los responsables.

Comentarios