Quiso hacer una buena acción, pero todo terminó saliendo al revés de lo pensado. Lo cierto es que el piloto de Ferrari Charles Leclerc, líder del campeonato de Fórmula 1, sufrió el robo de un reloj cuyo valor es realmente millonario. 

El monegasco, que se prepara para el Gran Premio de Imola de este fin de semana, se encontraba en Versilia, Italia, con su entrenador Andrea Ferrari cuando fue abordado por un grupo de alrededor de 10 personas, quienes le solicitaron sacarse una foto. 

Leclerc accedió al pedido y se bajó de su auto para atender a los fanáticos. Pero cuando se aprestaba a cumplir el deseo de la gente, uno de ellos le arrebató con mucha rapidez el reloj que llevaba en su muñeca y se alejó del lugar rápidamente.

 

El tema es que no se llevó un reloj cualquiera sino un Richard Mille RM67 Leclerc, cuyo valor ronda los 300.000 euros pero que, en subastas especializadas, pude llegar a elevar su valor hasta el millón de la moneda europea. 

El espectacular y costoso reloj que le robaron a Leclerc.

Creer o reventar, Leclerc no es el único piloto de Fórmula 1 que sufrió un robo de características similares: al fallecido Jules Bianchi le sustrajeron un Richard Mille en pleno París y, más cerca en el tiempo, fue Lando Norris el que fue víctima al salir del estado de Wembley.

Comentarios