Diego Maradona lo anheló siempre en vida. Era un sueño que quiso cumplir en todo momento. Y hoy, a a poco más  de un año de su fallecimiento, se pudo hacer realidad: una estatua suya fue colocada en el Aeropuerto Internacional de Ezeiza para despedir y darle la bienvenida a todos aquellos que dejen o ingresen al suelo argentino.

La estatua es de tamaño real y emula a la figura del 10 en sus épocas como jugador de la Selección Argentina, para el Mundial de México 1986. La misma se encuentra emplazada en el primer piso de la Terminal A de Ezeiza y puede ser visitada por todos los pasajeros.

La idea de que Maradona tuviera una estatua se remonta a una historia entre el astro y Eduardo Eurnekian, fundador de Aeropuertos Argentina 2000. El empresario y el mejor jugador de todos los tiempos se conocieron por intermedio de César Luis Menotti y, en un encuentro, Eurnekian le planteó la idea de realizar una estatua, algo a lo que Maradona respondió con la idea de que esté emplazada en Ezeiza, para darles la bienvenida a quienes ingresan al país.

En un acto previo a su viaje a Arabia Saudita para la Maradona Cup que enfrentó a Boca y BarcelonaClaudia Villafañe, sus hijas Dalma y Gianinna y el hermano del astro Lalo Maradona pasaron a visitarla.

Comentarios