El escándalo por la fiesta clandestina  de los barras de Vélez en las instalaciones del club arrojó un nuevo capítulo luego de los allanamientos que realizó la Policía de la Ciudad en el club, donde el resultado dejó un saldo tan elocuente como sorprendente. 

Es que el jueves por la noche, las fuerzas de seguridad allanaron el estadio del Fortín, de donde se  retiraron imágenes de las cámaras de seguridad y localizaron alrededor de 230 botellas vacías de bebidas alcohólicas de distintas marcas, clase y tamaño en dos bolsas de consorcio que estaban en los distintos contenedores de basura del lugar.

El procedimiento fue ordenado por el Juzgado Penal Contravencional y de Faltas N° 14, a cargo del Dr. Viña a pedido de la Fiscalía Penal Contravencional y de Faltas N° 35, a cargo de la Dra. Ramírez, y hay que recordar que todo se inició con un llamado anónimo al 911 que alertó sobre la fiesta clandestina.

La impresionante cantidad de botellas de bebidas alcohólicas que se encontraron en Vélez.
Uno de los contenedores que encontró la Policía.

Mariano Lizardo, encargado del sector de legales de Vélez, habló sobre el tema: “Estamos angustiados, preocupados. Desde la madrugada estamos trabajando para saber cómo fueron todas las situaciones que fueron pasando dentro del polideportivo del club. No estaba previsto ni la organización de la fiesta, ni estaba la autorización por parte de ningún directivo del club. Había una autorización, como con otras tantas familias, para poder celebrar un cumpleaños en la zona del sector de parillas”.

Y agregó que “evidentemente, esto se desbordó con la llegada de un artista que se llama L-Gante. Fueron acumulándose muchas personas ante la presencia de esta persona que tiene muchísimos seguidores en Instagram. No estaba previsto que esto suceda, solamente se había autorizado la realización de un cumpleaños familiar”.

Comentarios