En el cruce de última fecha del grupo D, Argentina tuvo una verdadera batalla contra Nigeria, en el que Marcos Rojo fue el impensado héroe al marcar el gol de la clasificación a falta de 4 minutos. Sin embargo, otro emblema del Seleccionado dio la nota por jugar una gran cantidad de tiempo con el pómulo cortado y sangrando.

Mascherano con el corte en su pómulo.

La actitud de Javier Mascherano revolucionó a todos sus fanáticos al punto tal de que uno decidió inmortalizar esa escena con un tatuaje.

El tatuaje por el Jefecito.

Comentarios