Tremenda conmoción se vive en el fútbol ecuatoriano por estas horas. Es que el mediocampista del Barcelona de Guayaquil, Gabriel Cortéz, fue detenido como parte de un operativo policial contra una banda criminal de Esmeraldas, provincia costera fronteriza con Colombia.

La detención de Cortéz fue confirmada por el ministro del Interior, Patricio Carrillo, durante una conferencia de prensa en la cual aseguró que el futbolista de 26 años “ordenaba y recibía la información respecto a las personas que los sicarios” habían asesinado.

Hay que destacar que el Loco Cortéz, es una de las actuales figuras del fútbol de Ecuador y además es el máximo anotador del actual torneo de primera división: anotó siete goles en las primeras nueve jornadas.

La imagen es de alto impacto: una de las figuras del líder del torneo fue arrestado.

Una vez que trascendió el nombre de Cortéz como uno de los implicados en la detención de la banda criminal, el Barcelona emitió un comunicado en sus diferentes plataformas en la que deslindó cualquier responsabilidad o complicidad en los presuntos delitos cometidos por el futbolista.

“Barcelona Sporting Club, ante los hechos públicos acontecidos con uno de sus jugadores, respetará las diligencias e investigaciones realizadas por los órganos de justicia. A su vez, hace hincapié en que las actividades realizadas en el ámbito privado por sus jugadores, empleados y directivos, son ajenas a la institución y por tanto no existe responsabilidad alguna del Club”, indicó. 

“Continuaremos vigilantes del proceso y esperaremos las resoluciones que tome la Función Judicial, a fin de tomar las medidas que correspondan en el momento oportuno”, finalizó.

Además del reconocido jugador, entre los 18 detenidos por la investigación de la Justicia se encuentran tres policías en servicio activo. Durante el operativo policial se realizaron allanamientos en 29 inmuebles en los que se incautaron tres vehículos, 14 teléfonos móviles, tres cámaras de vigilancia y un kilo de droga.

El operativo, denominado “Operación Gran Impacto 10″, fue ejecutado por la Policía Nacional de Ecuador conjuntamente con la Fiscalía General del Estado contra la banda criminal denominada “Los Tiguerones”. 

Las detenciones se realizaron tras una investigación que duró cuatro meses, tiempo en el que se recabó la información para solicitar a la Justicia las órdenes de captura. A “Los Tiguerones”, las autoridades ecuatorianas les imputan los delitos de narcotráfico, terrorismo, asesinato, sicariato, extorsión, tráfico ilícito de armas y de municiones explosivos.

Comentarios