Es una cuestión a la que habrá que empezar a prestarle atención. Es que este viernes, el jugador vasco del Necaxa, Unai Bilbao, sufrió una escalofriante lesión en su rodilla derecha debido a un enorme clavo que sostenía las mantas publicitarias que se ubican pasando la línea de fondo en el partido frente a San Luis por la Liga de México.

Si bien Necaxa se llevó el triunfo por 1-0, el peor memento de la jornada se vivió a falta de 14 minutos para el final, cuando el español de 26 años disputó el balón con el atacante Nicolás Ibáñez. El choque provocó que derrapara sobre el césped unos metros fuera de la cancha hasta encajar su rodilla derecha con un clavo que sostenía una manta publicitaria del Estadio Victoria de Aguascalientes. 

Así quedó la rodilla de Bilbao. Una verdadera locura.
El impresionante clavo que lesionó al jugador de Necaxa.

El impacto ocasionó que se abriera la articulación, dejando al descubierto la capa de grasa. Al principio Bilbao no se había percatado de la gravedad del golpe, hasta que se acercó su compañero el portero Luis Malagón y llamó desesperadamente al cuerpo médico de su club.

Unai fue atendido y al tratar de levantarse le fue imposible, debido a la cantidad de sangre que estaba saliendo de la rodilla, por lo que tuvo que salir en el carrito de emergencias entre lágrimas. Por fortuna, y luego de los primero exámenes, la lesión no sería tan grave como parece.

Así fue el momento de la lesión de Unai Bilbao

Comentarios