Si por algo se caracterizó este jueves por los abruptos cambios climáticos que se sucedieron a lo largo del día. Uno de esos fue una importante tormenta pasado el mediodía, que terminó provocando serios destrozos en el predio que Boca tiene en Ezeiza. 

Debido a la tormenta de lluvia y viento, que varió en intensidad según los lugares, se derrumbaron varias partes del muro perimetral del predio en el que, algunas veces por semana, entrena el plantel profesional.

Así quedó el predio de Ezeiza:

Es más, no sólo fue ese el sector afectado por el temporal, sino que también sufrieron destrozos la zona de los bancos y algunos techos, daños que la dirigencia de Boca estaba analizando para comenzar a reparar.

Mirá el video del desastre:

Comentarios