En el Mundial de natación de Budapest se vivió uno de los momentos más dramáticos de los últimos tiempos en el deporte bajo el agua. La nadadora Anita Álvarez se encontraba finalizando su rutina y, en ese instante, se desmayó y fue Andrea Fuentes, la entrenadora de su equipo, quien se tiró a la pileta para rescatarla. 

Tras un momento de incertidumbre, las autoridades informaron que Álvarez estaba bien de salud, pero quien se encargó de relatar lo sucedido fue la propia entrenadora. En declaraciones en RAC1, Fuentes explicó: "Ha sido muy intenso. Los médicos le han tomado las constantes vitales y al acabar todo estaba bien, tenía el corazón y la presión normales, pero el tema es que no respiraba".

Fuentes, que está a cargo del conjunto de nado sincronizado estadounidense desde 2019, contó la dura situación del momento del rescate: "Creo que ha estado dos minutos al menos sin respirar porque tenía los pulmones llenos de agua, pero la hemos podido llevarla a un buen sitio, ha vomitado el agua, tosido y ya está, pero ha sido un buen susto”.

El instante en el que Fuentes se lanza a la pileta para rescatar a la nadadora.

La entrenadora es una de las glorias del nado español porque consiguió tres platas y una de bronce entre los Juegos Olímpicos de Beijing 2008 y Londres 2012 y tras las declaraciones en RAC1, más tarde habló en radio COPE y señaló: “Estoy que no me lo creo. Ha sido apoteósico, Anita no respiraba. He intentado despertarla a bofetadas y abriéndole la mandíbula".

Fuentes no se guardó nada y apuntó contra los rescatistas por lo que tardaron en lanzarse al agua y remarcó: "Normalmente, cuando acabas una coreografía estás tan cansado que lo primero que quieres es respirar, lo necesitas. Yo he visto que ella se iba hacia el fondo y me he dicho que no era normal. Llamé a los socorristas para que se tirasen al agua, pero no reaccionaban. Nadie venía y me he tirado".

Impactante. Fuentes ya rescató a Álvarez y ambas salen a flote en la pileta.

"Los deportistas ponemos el cuerpo al límite, ha descubierto hoy donde está su límite. A ella le pasó hace un año: simplemente se quedó un poco en la superficie, un poco inconsciente, pero no se hundió. Yo estaba a un metro, entonces la saqué", recordó Fuentes.

Para finalizar, Fuentes hizo hincapié en el estado de salud actual de Álvarez y explicó: “Ha pasado buena noche pero emocionalmente está cabreada y frustrada. Ella quiere hacerlo bien y que no le pase algo así. Ella dice que está al 100% y que va competir pero hay que esperar a ver lo que dicen los médicos”.

Varios profesionales examinan el desvanecimiento que conmovió a la natación artística

Comentarios