Los gestos solidarios de los futbolistas suelen ser habituales en el mundo de la pelota. Muchas veces, en ocasiones que son necesarias para brindar ese cariño de un jugadores hacia seres con problemas de salud, suelen dar un golpe de efecto en lo emocional cuando más lo necesitan.

En este caso nos referimos a Mateo, un niño uruguayo que hace unos años estaba recibiendo tratamiento contra el cáncer. Iba a tener una video llamada, en principio, con un médico español, pero de repente apareció su ídolo en pantalla: Luis Suárez.

El delantero uruguayo se puso en rol de médico y le pidió al niño que sigo lo que le dicen los doctores para el tratamiento. Y si cumplía al pie de la letra todo, Suárez le iba a llevar una camiseta de la que juega habitualmente.Y vaya si cumplió el atacante.El joven, al ver en la pantalla a su ídolo se emocionó completamente, ya que no día creer que estaba hablando con su ídolo futbolístico.

Comentarios