La campeona nacional de patinaje sobre hielo, María Andrea An, fue la atleta argentina que más sufrió el avance del coronavirus en el mundo. A sus 25 años, la patinadora tuvo que estar en cuarentena en cuatro países distintos y vivió una verdadera odisea para poder volver a su país natal.

María estaba en la ciudad china de Wuhan visitando a madre cuando se conocieron los primeros casos de COVID-19 y tuvo que quedar completamente aislada, junto a su familia y su novio Germán, por tiempo indeterminado.

Después de largas charlas con el consulado argentino, An pudo conseguir dos vuelos para salir de China: uno a Ucrania y otro a Brasil. La campeona albiceleste optó por viajar al país europeo, sin saber que ahí también iba a quedar recluida sin poder salir.

María nunca pudo llegar a Kiev ya que los ucranianos decidieron realizar un piquete para que ningún vuelo de Wuhan llegue a la capital y evitar así la propagación del virus. Es por eso que María tuvo que quedarse en un hospital militar para determinar que no era portadora de dicha enfermedad.

 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 

Si todos nos comprometemos podemos superar esta pandemia �� #quedateencasa #alviruslofrenamosentretodos #somosresponsables

Una publicación compartida de Maria Andrea An (@mariandrean) el

"Los nervios del momento quedaron de lado por lo bien que nos trataron en el hospital y también el pueblo ucraniano. Nos mandaban regalos, donaban libros, llegaban cartas...", expresó An en diálogo con DeporTV.

La campeona nacional también contó cómo hacía para tolerar el encierro en Ucrania: "Aproveché para trabajar con la computadora, pasaba el rato con el celular e intentaba hacer una rutina de ejercicios físicos a pesar del espacio reducido", añadió.

Cuando por fin obtuvo el permiso para salir de Ucrania, An consiguió un vuelo a Madrid, donde también tuvo que pasar unos días en aislamiento.

De todos modos, allí la esperaba un avión de Aerolíneas Argentinas que la trajo de vuelta al país donde actualmente se encuentra en cuarentena: "Por mi parte tuve días como de tristeza o ansiedad, donde realmente no sabía qué iba a pasar. No estaba segura con qué nos íbamos a encontrar y siempre tenés esa sensación de temer por tu salud. Ante lo desconocido uno siempre tiene miedo o duda. Por suerte Germán estuvo siempre más calmo", agregó con desazón.

Y cerró su relato con un sabio consejo: "Hay que seguir las indicaciones y quedarse en casa. Es la forma más efectiva de combatir al coronavirus".

    

Comentarios

Ver más productos

El uso de mascarillas para prevenir el Coronavirus

El uso de mascarillas para prevenir el Coronavirus

Protegete del Coronavirus: cómo hacer máscaras faciales

Protegete del Coronavirus: cómo hacer máscaras faciales

Para palpitar el fútbol que se viene

Para palpitar el fútbol que se viene

Mascarillas faciales protectoras: usos y formas de hacerlas

Mascarillas faciales protectoras: usos y formas de hacerlas

Sigamos aprendiendo en casa

Sigamos aprendiendo en casa

Cuarentena y niñez: todo para acompañar a los más chicos

Cuarentena y niñez: todo para acompañar a los más chicos

Cuarentena y conocimiento ¿Cómo funciona nuestro cerebro?

Cuarentena y conocimiento ¿Cómo funciona nuestro cerebro?

Cuarentena, encierro y libertad

Cuarentena, encierro y libertad

Se extiende la cuarentena: consejos para sobrellevar el encierro

Se extiende la cuarentena: consejos para sobrellevar el encierro

Días en casa: aprendé astrología

Días en casa: aprendé astrología

Ver más productos