Esta semana el Tata Martino, entrenador de Atlanta United de Estados Unidos, había apartado a Ezequiel Barco por indisciplina. En ese momento no se supo lo que había hecho el ex jugador de Independiente, pero días más tarde, un medio de comunicación estadounidense dejó entrever que el crack argentino habría querido seducir a la esposa de un compañero de equipo.

Micaela Romero, la esposa de Barco, quedó en medio de la polémica. Y en su cuenta de Instagram aprovechó para enviarle un mensaje a su esposo con un lema de una camiseta que vistió sin pudor alguno. "Que se lo pierda por Gil!", decía la remera. ¿Será un mensaje directo a su marido o habrá sido mera casualidad la frase?

Comentarios