No arrancó bien el año para el arquero Federico Marchetti, que es suplente en el Genoa, equipo de la Serie A. ¿Qué le pasó? Como su espectacular Ferrari estaba algo sucia, la dejó en un lavadero antes de ir a entrenar, pero cuando salió a buscarla se encontró con una desagradable sorpresa. 

Una vez finalizado el entrenamiento, el arquero de 37 años se enteró que su Ferrari 812 Superfast, valuada en 300.000 euros, había sido chocada contra otros cinco autos por un operario que se estaba dirigiendo a centro de entrenamiento para entregársela al jugador. 

En el camino hacia su destino, el conductor no pudo controlar el automóvil cuando tomó una curva previa al ascenso a la autopista. Fue en ese momento cuando golpeó el guardarraíl dañando la parte delantera del bólido.

Como si fuera poco, tras el impacto, se desvió de la carretera y chocó a otros cinco vehículos que se encontraban estacionados de la mano de enfrente. Afortunadamente, el empleado no sufrió lesiones graves.

¿Cómo se lo tomó Marchetti? Bastante bien. “Lamento mucho lo que pasó. Gracias a Dios nadie resultó herido y esta es la noticia más importante. Espero no leer más sobre las cosas malas que ví hasta ahora”, escribió en su Instagram.

Mirá cómo quedó la pobre Ferrari

Comentarios