Era de esperarse. Se veía venir. Y una tarde explotó la interna en la barra brava de Racing. ¿El saldo? Finalmente 29 personas integrantes de la facción disidente fueron detenidas luego de los incidentes que se registraron en las inmediaciones del Cilindro de Avellaneda, en la previa del partido contra Newell's por la fecha 12 de la Copa Liga Profesional. 

Los dos bandos chocaron en General Paz y Avenida Belgrano, a pocos metros del Presidente Perón, en medio de la preocupación de los hinchas que se acercaban al estadio. Según informó la Policía de manera oficial, no se registraron heridos en el episodio. 

Luego del enfrentamiento, donde les apedrearon el micro, la facción disidente denominada "La banda del Negro Ramos" (nombre en homenaje a un mítico barra fallecido), un grupo de la antigua Guardia Imperial que planea volver al poder de la tribuna, regresó a Villa Tranquila, en Dock Sud: allí detuvieron a 29 personas (28 hombres y una mujer).

En los últimos meses, La Vieja Guardia, liderada por Josi Repetto, perdió el control de la tribuna a manos de Los Pibes de Racing encabezado por la facción de Villa Corina, que tiene a Leandro Paredes y a Enrique el Loco Rulet (el boxeador condenado a prisión por el crimen del periodista partidario Nicolás Pacheco en la sede de Villa del Parque, en enero del 2013).

Los pibes de Racing, la flamante facción oficial, se había quedado cantando en las inmedaciones de la cancha luego de los partidos frente a Cuiabá por Copa Sudamericana y contra Unión, buscando demostrar fuerza. Mientras tanto, un grupo de la antigua Guardia Imperial planea recuperar el poder -en pleno año de Mundial- e incluso colgaron un trapo amenazante en el Cilindro hace pocos días: "Ni ortivas ni multicamisetas. Nosotros somos Racing. Si no entramos, hay balas para todos”, con la firma de La banda del Negro Ramos.

Comentarios