El 4 de octubre de 2009 Martín Palermo patentó una nueva locura. En esa jornada a Boca le costaba mucho un Vélez que había comenzado mejor. Empataban 2-2 y transcurrían 29 minutos del segundo tiempo. El arquero Germán Montoya salió del área y despejó defectuosamente. La pelota salió fuertemente despedida a media altura hacia el mediocampo. Allí, parado en el lugar indicado, el Loco se encontró con un balón que venía ferozmente a su cabeza. No lo dudó y metió el frentazo hacia el arco vacío, con una gran puntería debido a que se encontraba a 40 metros del arco.

Pasó más de una década y esa jugada sigue en la memoria de los futboleros, con el agregado que recientemente fue "imitada". El delantero del Glentoran de Irlanda, Rory Donnelly, logró anotar un gol espectacular de cabeza a 36 metros de distancia del arco contra el Dungannon Swifts.

El portero Roy Carroll alcanza a detener un ataque del Glentoran defendiendo el arco. Sin embargo, la pelota rebota cerca de la mitad de la cancha, donde el hombre del partido la golpea con su cabeza, nuevamente hacia la meta. El "1" no tiene tiempo para regresar al área y el balón se mete directamente en el arco.

El encuentro terminó con la victoria del Glentoran que ganó por 2-0. Además, ambos goles fueron obra de Donnelly. Tras 29 partidos en el campeonato local, el equipo ocupa el tercer puesto en la tabla de posiciones.

Comentarios