Y una vez más, la Conmebol volvió a dejar en evidencia otra desprolijidad en cuanto a sanciones mal informadas o incumplidas se refiere. Esta vez, el caso tiene como protagonista a Ramón Ábila, quien debe cumplir con una fecha de suspensión y por eso, más allá de estar lesionado, no podrá jugar el miércoles frente a Cruzeiro, por los cuartos de final de la Copa Libertadores.

Después del polémico y trascendental caso del mediocampista de River Bruno Zuculini, entre otros, quien jugó inhabilitado ante Racing, los clubes se pusieron rigurosos para evitar ser perjudicados por los errores administrativos de la Conmebol, y por tal motivo Libertad de Paraguay, que quedó eliminado en octavos a mano de Boca, solicitó aclaración a la Confederación Sudamericana por la situación de Wanchope.

Wanchope no puede creer la sanción de Conmebol (Nahuel Ventura -diario Crónica).

En las últimas horas, Conmebol le respondió y admitió su error, confirmando que el delantero xeneize jugó inhabilitado en el partido de ida ante el elenco paraguayo. Sin embargo, como Libertad no reclamó dentro de las 24 horas posteriores al encuentro, el triunfo (2-0) de Boca en la Bombonera quedó ratificado, aunque de cara a la revancha en Paraguay, olfateando la supuesta sanción de Ábila, el delantero no participó del partido.

Ahora, Conmebol explica en su comunicado que Wanchope adeuda una fecha de suspensión, que tendrá que cumplirla ante el elenco brasileño, y así deja entrever que finalmente el delantero había sido sancionado con dos fechas, y ya cumplió una ante Libertad.