Al cerrarse la temporada en el primer semestre del año, Mauricio Pellegrino anunciaba con resignación un Vélez muy distinto en su conformación habida cuenta de la inminente partida de muchos valores. La conclusión es que la cosa pudo ser mucho peor, más allá de que el éxodo fue importante. El Fortín mantuvo un equipo interesante, especialmente del mediocampo hacia adelante, y sabe que si pasa esta fase con Barcelona de Ecuador, podrá recuperar a Thiago Almada y a Francisco Ortega. Seguramente la serie resultará complicada pues queda lo más complicado -ir a definir a Guayaquil- pero el 1 a 0 cosechado en el Amalfitani le dejó muy buenas sensaciones por el triunfo en sí y porque el rival no logró convertirle.

Vélez pensó que se encontraría con un problema difícil de resolver dado lo bueno que había mostrado el equipo ecuatoriano en la fase de grupos, donde terminó por delante de Boca y Santos, semifinalista y finalista de la edición anterior de Libertadores, respectivamente. Pero cuando un equipo sale decidido a comerle la yugular a un rival que tarda en acomodarse, puede ocurrir lo que finalmente el local consiguió: la apertura. A los 7 minutos y en la que fue la única acción de la etapa inicial, Janson maniobró por la izquierda, jugó con Guidara, quien levantó área, donde se elevó Lucero para cambiarle el palo a Burrai con un cabezazo preciso.

El gol tranquilizó a Vélez, pues tuvo la posibilidad de manejar el trámite aunque sin profundidad. Fue allí donde Centurión sacó a sus adversarios con sus chiches (léase túneles). Un trámite que lo convino al elenco de Pellegrino pues Barcelona no estuvo en partido ni siquiera cuando la pelota le llegada a su hombre más claro: Damián Díaz.

En el complemento la pelota cambió de dueño y el juego se desarrolló en su mayor parte en el campo velezano. Barcelona mostró un buen manejo del balón aunque careció de profundidad. Fue tan previsible lo de la visita que el triunfo del dueño de casa solo entró en discusión cuando Preciado maniobró en el área, tocó atrás para Damián Díaz, quien tiró a colocar y la pelota salió apenas por arriba del ángulo.

Vélez resignó la posibilidad de liquidar el pleito para ir más tranquilo a Ecuador. Optó por ponerse el overol y allí resultó fundamental la tarea de Lucero, dándole respiro a sus compañeros generando infracciones bien lejos de los dominios de Hoyos.

Si bien terminó apretado en el trámite, el Fortín se la bancó y cerró la primera parte de la llave con una ventaja que no es definitoria pero que le abre la posibilidad de jugar con la desesperación del rival en la revancha y asegurar el pase con sólo convertir un gol en terreno ajeno.

Comentarios

Ver más productos

Mock up libros para nota

Mamás únicas, regalos únicos

Colección Agatha Christie de Planeta de libros

Agatha Christie, la autora más leída después de la Biblia y Shakespeare

Cómo hacer ayuno intermitente de manera saludable

Cómo hacer ayuno intermitente de manera saludable

Cómo ser padres en el Siglo XXI

Cómo ser padres en el Siglo XXI

Historias de mujeres que cambiaron el mundo contadas para niñas rebeldes

Historias de mujeres que cambiaron el mundo contadas para niñas rebeldes

Ver más productos