Por su enorme potencial económico, el fútbol brasileño no escatima dinero cuando debe buscar a un determinado protagonista. Se convirtió en una "embajada" de argentinos, que cruzan la frontera para crecer deportivamente y para engordar la billetera.

Sin embargo, alguien rompió la tendencia. La mención es para Sergio Batista, quien era pretendido por Curitiba pero se negó a dirigir en Brasil. 

El equipo se encuentra en la última posición del Brasileirao y lejos de salir de la zona de descenso directo -está a siete puntos de Bahía, el que por ahora se salvaría-. Por eso soñaba con contratar al Checho para buscar el milagro o, caso contrario, armar un proyecto a largo plazo en el ascenso. 

De todos modos, el DT argentino, de último paso por Qatar Sport no se puso de acuerdo al no estar convencido de emigrar al país vecino.

Batista fue medalla de oro con la Selección Argentina en los Juegos Olímpicos de Beijing 2008. Además se desempeño como técnico de Bahrein, y dirigió el Shangai Shenua en dos oportunidades. A causa de la pandemia tuvo que cancelar un precontrato con un club de China en febrero de 2020.

Comentarios