Que se juega, que no se juega, que llueve, que no llueve...Lo cierto es el árbitro de la ida de la Superfinal de la Copa Libertadores de América entre Boca  y River, Roberto Andrés Tobar Vargas piso el césped de la Bombonera a las 10.20 horas y se animó, junto a Héctor Baldassi y sus asistentes, no sólo a tirar la pelota para ver si picaba luego de los 30 milímetros que llovieron durante este domingo, sino que además se puso a pegarle de tres dedos.

A diferencia del sábado, al colegiado paraguayo se lo vio sonriente y relajado, por lo que no habría ninguna razón por la cual se suspenda el encuentro que está programado para las 16 horas, aunque habrá que esperar la definición de Conmebol que será publica alrededor de las 11.

 
El césped de la Bombonera antes de la inspección
 
 
 
Así cuidaron el campo de juego
A pesar de los 30 milímetros caídos este domingo, los cancheros de Boca trabajaron desde temprano.
Así remarcaban el campo de juego.

Comentarios