La temporada de Franco Armani no registra antecedentes similares. El 2018 es el mejor año de su carrera, debido a que lo individual y lo colectivo generan un combo soñado para el arquero, que registró números impactantes en la última Copa Libertadores: acumuló 7 vallas invictas, fue el "1" que más atajadas tuvo en el certamen (36) y el único jugador en disputar el 100% de los minutos del máximo certamen continental (1.290 minutos). Pero si bien esas estadísticas le hacen un guiño para confiar en la posibilidad de cerrar el semestre con el ansiado Mundial de Clubes, prefiere mantener los pies sobre la tierra. El motivo es claro: tuvo una experiencia muy negativa vistiendo los colores de Atlético Nacional, equipo que perdió (3-0) la semifinal del 2016 frente a Kashima Antlers y no pudo disputar el encuentro decisivo frente al conjunto europeo.

Por eso, al salir del campo de juego donde realizó la práctica de ayer, el portero nacido en Casilda confesó que "no hay que menospreciar a nadie. Hay que estar con humildad y los pies sobre la tierra". Y agregó: "Fue el año soñado. Tomé la decisión de venir a River para esto, para lo que estoy viviendo hoy en día, para lo que me pasó este año. Quiero darle gracias a Dios por todo lo que me dio, estoy muy contento. Ojalá se pueda terminar el año de la mejor manera. Queremos ir por el Mundial de Clubes, es algo que también vinimos a buscar. Dios quiera que podamos conseguirlo. Si lo hacemos, va a ser gratificante. Lo primero es pensar en el partido del martes, es el más importante. Si pasamos ese, vamos a jugar la final. Es lo que anhelamos cada uno de nosotros, jugarla contra el Real Madrid. Pero para eso, hay que ganar el martes".

A continuación dejó de lado el certamen que ya se está jugando en Abu Dhabi para referirse a su futuro. A partir del elevado nivel que mostró en el arco del Millonario, varias instituciones del exterior levantaron el teléfono para preguntar condiciones.

Pero para la tranquilidad de los simpatizantes del conjunto de Núñez, la Comisión Directiva no desea desprenderse y el propio arquero quiere seguir haciendo historia en Argentina: "Tengo contrato. La verdad es que estoy muy cómodo. Tenemos un gran plantel con grandes personas, eso te hace sentir bien y uno tiene que respetar los años de contrato que le quedan".

Comentarios