La primera final de la Copa Libertadores que Boca y River debían jugar este sábado a las 17 en La Bombonera quedó suspendida por el diluvio que azotó a la Ciudad de Buenos Aires y fue reprogramada para este domingo a las 16, aunque las previsiones meteorológicas seguían siendo pesimistas y la Conmebol podría volver a modificar la fecha antes del mediodía.

Así lucía la Bombonera dos horas antes de comenzar el partido (Pablo Villán-Diario Crónica).

La decisión fue comunicada por el presidente de Boca, Daniel Angelici, después de que el árbitro del partido, el chileno Roberto Tobar, recorriera el campo de juego y comprobara su estado de anegamiento, producto de un temporal que se inició cerca de las 7.

Los jugadores de ambos clubes nunca llegaron al estadio y permanecieron en la concentración a la espera de la resolución final, que se oficializó a las 15.21. El plantel de Boca tuvo que bajarse del micro cuando estaba por partir a La Bombonera y el de River se quedó en el Monumental, tras llegar en horas del mediodía desde el complejo Sofitel La Reserva Cardales.

Las autoridades salieron al césped y dijeron "no se juega" (AFP).

Al momento de comunicarse la suspensión por los altavoces, La Bombonera estaba cubierta en un 40 por ciento de su capacidad y el público tomó con resignación una noticia que se intuía con sólo ver el estado de la cancha.

El pronóstico meteorológico también contempla lluvia para toda la jornada de este domingo, aunque para la hora del partido se espera que sea de menor intensidad.

Espejos por todos lados en el campo de juego (Nahuel Ventura-Diario Crónica).

Los dirigentes de la Conmebol intentaron por todos los medios que la primera superfinal se jugara este sábado, por lo que llegó a especularse con retrasarla para las 19 o inclusive para las 21. Pero nada garantizaba que a esa hora pudiera realizarse el juego después de toda el agua caída y frente al estado del campo de juego que corroboró el chileno Tobar en su recorrida pasadas las 15.

Amparada en el reglamento, la Conmebol confirmó la reprogramación para este domingo y obligó también a la reorganización de la fecha de la Superliga, pero las previsiones meteorológicas pesimistas y las dudas manifestadas por los dirigentes de Boca y de River abrieron sobre el cierre de la jornada una alternativa: trasladar esta primera final directamente para el próximo sábado.

Los hinchas hicieron el aguante a pesar de la suspensión (Nahuel Ventura-Diario Crónica).

La decisión se conocerá antes del mediodía de este domingo, tal cual lo pidió Angelici como garantía para los hinchas que deben trasladarse hacia el estadio. Si el clima acompaña, la primera final será a las 16. Si, en cambio, la lluvia vuelve a dejar la cancha en condiciones imposibles, la Conmebol comunicará antes de las 13 la fecha oficial para el partido. Para el sábado que viene, por cierto, los pronósticos meteorológicos tampoco son favorables.


Así la Conmebol anunció formalmente la suspensión